La técnica de la hoja de pendientes

Esta manera de completar tareas no pertece a los marcos de trabajo ágiles; sin embargo, te ayudará a asimilarlos en un futuro. Si en algún momento experimentas ansiedad con pomodoro, kanban, sprints, etc. y tienes fechas de entrega flexibles puedes utilizar esta sencilla opción.

Realiza una lista priorizada de pendientes

Este paso es fundamental y forma parte de la planeación. Puedes recurrir a una matriz de Eisenhower o símplemente numerar tus pendientes en una lista del que consideres más importate al menos importante (aunque te recomendamos la matriz de Eisenhower)

Prepara la hoja de papel

Puedes, efectivamente, usar una hoja de papel o bien utilizar aplicaciones de notas como evernote o las notas por default de tu teléfono móvil. Lo más simple; no queremos alertas sonando o gráficas de productividad.

Escribe la lista

Si tienes el borrador de la lista en una hoja de papel recomendamos que la escribas de nuevo en una hoja limpia o bien que la trasnscribas a tu app de notas favorita (recuerda, mantenlo simple)

¡A trabajar!

Cuando comiences cada una de las actividades de la lista apunta en la misma línea la hora y fecha en que comienzas. Al terminar, hora y fecha también. Esto te ayudará a conocer el tiempo que empleas para realizar cada tipo de tarea y tener cuidado al comprometer entregas en un tiempo determinado.

Actividades concluidas

Si tienes la hoja de papel, escribe una marca al lado izquierdo de la tarea concluida. Si trabajas con alguna app también puedes generar listas de tareas con la casilla de verificación de terminado. Puedes utilizar una segunda hoja de papel o nota de la aplicación para mover/escribir, las tareas terminadas.

Tareas recurrentes

Reconoce las tareas recurrentes y cuando estes lista o listo dedíca tiempo a escribir, en el soporte de tu preferencia, la lista de pasos para concluir cada una de las tareas recurrentes que encontraste. Esto te será útil para concentrárte en lo que tienes que hacer y no en como hacerlo.

Mejora continua

La mejora continua se basa precisamente en mejorar los procesos para eficientar el tiempo sin comprometer la calidad de lo realizado. Reflexiona al termino de tu hoja de pendientes cómo puedes hacer mejor y más rápido cada una de las tareas evitando los desperdicios de tiempo y material: Reconoce obstáculos, evalua las herramientas de trabajo, reordena los pasos, mejora tu espacio de trabajo etc. La siguiente ocasión que realices la tarea aplica las mejoras y observa: adopta si mejoró, abandona y replantea si tu forma de trabajo no fue beneficiada.

Tareas no concluidas

Las tareas no concluidas en la jornada de trabajo diaria permanecen en la hoja. En la próxima jornada puedes revisar el orden y nuevamente priorizar tus tareas con una matriz de Eisenhower.

Guarda tus listas

Conserva tus listas y observa la mejora en tus tiempos de realización así como el tipo y número de tareas concluidas por día. Cuando estes listo anímate para tomar uno o dos ciclos pomodoro para tareas que tiendes a postergar.